Blockchain: ¿Es realmente segura la criptomoneda?

En este momento oímos mucho sobre las criptomonedas, pero pocas personas saben lo que hay detrás de ellas, es decir, cómo funcionan y cómo están estructuradas. Hay que decir que todos ellos son conceptos bastante complicados, especialmente para aquellos que no tienen mucha experiencia en el campo de la informática, pero la intención es hacerlos lo más claros y sencillos posible.

En la base de todo el mecanismo se encuentra el Blockchain, también llamado “ledger”, es una especie de registro que cataloga todas las transacciones que se realizan, por lo tanto, verifica cada intercambio que tuvo lugar con la divisa criptográfica en la red. Estos registros garantizan que no se pueda realizar más de un pago con la misma divisa criptográfica, lo que hace imposible falsificarlos.

La Blockchain puede ser controlada por todo el mundo, pero en realidad no es de nadie. Cada transacción representa un bloque en la cadena, que en inglés se llama “blockchain”. La particularidad es que cada transacción debe ser aprobada en un 50% más uno de los nodos de la cadena de bloques. De esta manera, con esta base de datos se rastrean todas las operaciones, que una vez iniciadas y cerradas no se pueden modificar ni detener.

Esto asegura que no hay problemas con los ataques de los hackers. El Blockchain puede ser utilizado para varios proyectos, no sólo para criptar moneda, es decir, puede ser aplicado a todo lo que se requiere una relación, un intercambio como, por ejemplo, para elecciones políticas, o para registrar contratos. Todo esto puede hacerse sin necesidad de que una autoridad central valide su legitimidad.

El Bitcoin y el Blockchain

Bitcoins, al igual que otras monedas criptográficas, se basa en la red de ordenadores Peer-to-Peer (P2P), en la que se intercambia y comparte información diferente. Uno de los principios básicos de la red Peer-to-Peer es que cuanto mayor sea la participación en el sistema, mayor será la estabilidad y productividad del sistema.

La producción de las nuevas monedas digitales está a cargo de los Mineros, quienes a través del sistema Minero, deben resolver los códigos que protegen las nuevas criptocurrencias, es decir, como ya hemos visto, son bloques en los que las monedas digitales están contenidas dentro de ellas, y que forman una cadena.

Todo comenzó con Bitcoins, donde los primeros mineros resolvieron cálculos relativamente fáciles, porque al principio el Bitcoin no tenía valor, así que, por lo tanto, el código que lo protegía era bastante simple. Luego, con el paso del tiempo, el valor de la moneda digital y su producción creció cada vez más y, por lo tanto, tomó computadoras con mayor capacidad de computación y dirigidas exclusivamente a ese tipo de función. Se ha estimado que la dificultad de proteger un bloque con códigos se amplifica cada dos semanas más o menos.

Generalmente ocurre que cuando el tiempo utilizado para resolver el código se inclina a reducir en consecuencia su complejidad aumenta, y viceversa, cuanto más largos son los tiempos y más disminuye la dificultad.

En lo que respecta a Bitcoins en particular, los mineros pueden descifrar un bloque, aproximadamente cada 10 minutos, y de esta forma liberar 25 Bitcoins, lo que equivale al valor de la compensación que cada minero recibe en cada desbloqueo.

Nodos: la corrección de las transacciones

A menudo oímos hablar de “nudos”, pero a menudo no tenemos una idea clara de lo que son. Específicamente, son las partes de la red las que garantizan la corrección de las transacciones y de las que también forman parte los mineros. Son registros en los que se registran todos los movimientos de divisas digitales que se producen de un usuario de la red a otro. Para formar parte de este sistema, deberá descargar el Blockchain, donde podrá ver todas las transacciones y comprobar su validez.

Una vez descargado el Blockchain te conviertes en un nodo de la red, y todo el sistema está abierto y, como ya hemos visto, puede ser controlado por todos.

Este sistema garantiza una buena seguridad a los usuarios que acuden a realizar transacciones, asegurando, mediante un cuidadoso análisis realizado por los nodos, tanto su regularidad, como el anonimato de los usuarios y la protección de datos.

Blockchain es, por lo tanto, el protocolo que hace posible y seguro el uso de criptomonedas.

Básicamente, el objetivo de Blockchain es reemplazar todas las instituciones centrales por una red horizontal, abierta y compartida. Se trata de un sistema de control descentralizado, en el que ni los gobiernos ni los bancos tienen poder de control.

Esta tecnología ha sido utilizada para crear varios cientos de monedas criptográficas, y una de las más famosas y utilizadas, además del Bitcoin, es el Ethereum.

Minería y Mineros

Ahora es bueno ir más lejos en el sistema hablando con más detalle sobre la Minería. A menudo cuando hablamos de Bitcoins también escuchamos las palabras Mining y Miner. Es importante entender estos términos porque son indispensables para la comprensión de las monedas digitales. Representan la demostración práctica y administrativa de las propias monedas.

Los mejores corredores para operar con Criptomonedas

En primer lugar, queremos proporcionarle una lista de Corredores de Criptomonedas regulados. Los corredores han sido probados y revisados por nuestro personal.

Puede empezar diciendo que las criptocurrencias son un activo digital que se utiliza como un sistema de intercambio de información digital a través del cifrado, que hace que las transacciones sean seguras y controla la creación de nuevas divisas. Como hemos visto hasta la fecha hay varios cientos de monedas criptográficas, y la mayoría de ellas dependen de uno de los dos protocolos, uno de los cuales es la Prueba de Trabajo (POW), y el otro es la Prueba de Cuota. En particular, el POW es un algoritmo de consentimiento de una red de Blockchain utilizado para confirmar transacciones que, como ya hemos tenido la oportunidad de analizar, se registran dentro del propio Blockchain y, a continuación, para producir nuevos bloques para añadir a la cadena.

Estas criptomonedas funcionan gracias a la actividad de los mineros, que forman parte de esa red de personas que utilizan sus ordenadores, o más concretamente sus máquinas ASIC, para contribuir al análisis y validación de las transacciones.

La minería es, por lo tanto, la parte técnica que gestiona, a través de hardware y software, todo lo relacionado con la moneda digital, desde su origen hasta su emisión.

Los mineros necesitan computadoras de alta potencia para procesar diferentes cálculos con el fin de producir bloques válidos, y una potencia computacional mínima para verificarlos. Como inicialmente era suficiente el simple ordenador doméstico que permitía trabajar de forma independiente, con el paso de los años, sin embargo, se sintió la necesidad de crear centros de datos, llamados Granja Minera, que se ocupan únicamente de esto.

Se puede decir que cualquier persona puede hacer minería, porque es suficiente con tener el equipo adecuado, pero es aconsejable hacer una cuidadosa evaluación de los grandes gastos que puede haber en el nivel de consumo de energía, ya que el ordenador se pondrá en funcionamiento. Como ya hemos visto haciendo minería se pueden obtener beneficios en forma de Bitcoin, pero será bueno evaluar si será apropiado emprender esta actividad porque también hay que tener en cuenta los costes que afectan a toda la maquinaria.

Minería de Piscinas

También tienes la oportunidad de decidirte a formar parte de la Pool Mining, es decir, son un grupo de personas que comparten sus computadoras para hacer precisamente la minería, y para ello necesitarás simplemente instalar un software. La producción y los ingresos dependen de varios factores como, por ejemplo, los gastos de gestión o la conversión. Ya hay varios Pool Mining a los que puede unirse, pero también existe la posibilidad de crear otros nuevos.

El Blockchain es la base del pensamiento Peer-to-Peer para gestionar transacciones, compartir activos y mucho más. Es el elemento revolucionario porque se puede aplicar a cualquier rama de nuestra vida social, política y económica, porque con la Blockchain ya no hay necesidad de intervención de terceros, todo es gestionado por la red de bloques que hacen válidas todas las operaciones.